Un CRM o Customer Relationship Management es una aplicación que permite centralizar en una sola base de datos todas las interacciones entre una empresa y sus clientes. Se trata de una solución tecnológica de gestión en tres áreas fundamentales: gestión comercial, marketing y servicio postventa o atención al cliente.

Este tipo de software permite conocer las necesidades de los clientes y anticiparse a ellas, permitiendo gestionar las campañas de captación y fidelización. Por tanto, es muy beneficioso que una empresa cuente con su propia aplicación. ¿Pero cómo implementar un CRM en una empresa?

¿Por qué contar con un CRM en la empresa?

Son muchas las ventajas de contar con un CRM en la empresa. Veamos las principales razones que explican su utilidad:

  • Ayuda a incrementar las ventas porque permite mejorar el servicio al cliente.

  • Permite a la empresa conocer a sus clientes, sus necesidades y preferencias, con el fin de fidelizarlos.

  • Ofrece datos actualizados y de cada cliente, información de valor.

  • Permite realizar un seguimiento de los clientes potenciales.
  • Facilita la toma de decisiones gracias a la automatización de los procesos.

  • Mejora la gestión y la planificación interna, aumentando la productividad y el rendimiento de los empleados.
  • Ofrece informes y análisis que inspiran nuevas ideas y soluciones, mejorando la calidad de sus productos y servicios.

  • Contribuye a crear campañas de marketing más efectivas e innovadoras, ya que hace posible una segmentación muy útil de cada cliente.

En definitiva, implementar un CRM en una empresa te permitirá entender su propio negocio, fidelizar a sus clientes y mejorar sus ventas, así como optimizar las inversiones.

Pasos para implementar un CRM en una empresa

Ya hemos visto la importancia de contar con esta aplicación y es el momento de conocer cómo implementar un CRM en una empresa en 6 pasos:

  1. Identifica las necesidades reales de tu empresa, teniendo en cuenta cuestiones como: presupuesto, características de tu sector, datos relevantes de tus clientes, etc.
  2. Define bien los objetivos de tu negocio, los que quieras lograr con la implementación de un CRM. Pregúntate para qué vas a usarlo y qué quieres conseguir con él.
  3. Decide qué trabajadores podrán acceder al CRM y qué responsabilidades desempeñará cada uno de ellos, eso te permitirá una mejor organización del trabajo y del reparto de tareas.
  4. Elige el tipo de CRM más adecuado para tu negocio. Puede ser local o estar en la nube. Cada uno te dará una serie de ventajas que debes estudiar para tomar tu decisión.
  5. Implementa la herramienta de CRM elegida. Esto conlleva una personalización del software, una migración de datos del sistema y una formación de tus trabajadores.
  6. Monitoriza los procesos para saber si el tu equipo saca todo el partido posible a tu CRM . Así podrás optimizar el trabajo y mejorar la eficiencia y la productividad en tu empresa.

Siguiendo este procedimiento, podrás mejorar la gestión de marketing, ventas y servicio al cliente de tu empresa. Porque un CRM es una herramienta imprescindible para todos aquellos negocios que quieran mejorar su toma de decisiones y su rentabilidad.

Posts relacionados