Las siglas ERP hacen alusión a las palabras inglesas Enterprise Resource Planning, lo que en español conocemos como sistema de planificación de recursos empresariales. Un ERP, por tanto, es un software que integra otros muchos dentro de él, y que permite administrar infinidad de recursos desde un único sitio, lo que ahorra tiempo y dinero a las compañías que los utilizan.

Hasta aquí bien, sabemos que el ERP adecuado puede aumentar la productividad de una empresa en un alto porcentaje, ¿pero tenemos realmente claro qué es un ERP y cómo funciona? Como con todo en esta vida, lo mejor es conocer ejemplos de ERP para así poder elegir el mejor en función de cada empresa.

Ejemplos de ERP según su diseño

El precio de un ERP y la efectividad del mismo suelen variar en función de la adaptación que este muestra a cada organización en concreto. Es decir, en función del tipo de actividad que queramos gestionar con ellos, y del tamaño de la compañía, podremos optar entre un ERP a medida o un ERP estándar, que a su vez podrán ofrecer la posibilidad de ampliar sus características a través de módulos.

ERP a medida

Es un software de gestión que o bien ha sido creado explícitamente para tu compañía, como un traje de sastrería, o bien ha sido adaptado sobre una base estandarizada, pero personalizando al máximo todas sus opciones para que sea todo lo eficaz que sea posible.

Un ERP a medida con la que se puede trabajar se trata de un programa informático adaptable a todo tipo de empresas y que, en las manos apropiadas, permite una personalización hasta el extremo. Con el asesoramiento de una consultora de negocio y tecnologías de la información experta, un ERP a medida puede convertirse en el punto de inflexión que buscas para tu empresa.

ERP estándar o modular

Los ejemplos de ERP estándar suelen ser vendidos en formato pack e incluye funcionalidades más genéricas que cubren las necesidades comunes de una empresa.

Aun así, muchos de ellos permiten realizar desarrollos y adaptaciones sobre el propio estándar. Al tratarse de un software ya existente, la implementación resulta rápida y sencilla. Eso sí, es necesario contar con ayuda profesional que determine cuál de los ERP modulares del mercado se adapta mejor a las necesidades de cada empresa en concreto y, por tanto, qué tipo de software es que mejores resultados conseguirá.

En este caso, un ejemplo de ERP estándar que ofrece garantías es Microsoft Dynamics 365 Business Central, al haber sido desarrollado por un fabricante como Microsoft y haberse instalado en miles de empresas a lo largo de sus más de 30 años de historia. Aunque la elección final dependerá, como ya hemos dicho, de las necesidades de cada organización.

Ejemplos de ERP según su instalación

El avance de la tecnología online ha permitido que usar cualquiera de los mejores ejemplos de ERP comerciales instalados en la nube sea un verdadero juego de niños. Eso sí, para ello se necesita gozar de una buena conexión a internet porque, de otro modo, la empresa quedaría a ciegas ante cualquier posible pérdida de señal.

Además, los precios también varían en función del tipo del software ERP de estos ejemplos.

ERP en local

Si optamos por un ERP local, lo primero que debemos saber es que será más caro que uno en la nube. Ahora bien, si se cuenta con la infraestructura oportuna y además existen datos que no se quieren sincronizar fuera del entorno de la compañía, no hay duda de que buscar un ejemplo de ERP en local en una empresa será un gran acierto.

Además, un ERP en local es la opción más sencilla si optamos por usar un ERP a medida.

ERP en la nube

El caso del ERP en la nube es diferente. Es apto para todo tipo de compañías, aunque son las PYMES las que más partido suelen sacarle a este tipo de software. Su precio suele ser más económico que el de las opciones de ERP en local, lo que permite sacar una mayor rentabilidad en menor tiempo.

A esto hay que añadirle que el hecho de usar un ERP en remoto ahorra cuidados de mantenimiento del hardware, que quedan a cargo de la compañía poseedora de los servidores, comodidad que podremos abonar en cómodas mensualidades.

Ejemplos de ERP en empresas en el día a día

Hasta aquí todo bien, hemos hablado de costes y productividad, así como de funcionamiento, ¿pero para qué se utiliza exactamente un ERP en el día a día de las compañías y por qué se trata de un recurso tan importante?

Usando un ERP podemos aunar la gestión de compras y ventas en una misma herramienta, pero también llevar las finanzas en tiempo real, llevar un recuento milimétrico del inventario e incluso gestionar cualquier tema relacionado con los RRHH.

Y ahora que has visto un ejemplo de programas ERP en una empresa y de todas las opciones que esta opción tecnológica integra, ¿vas a dejar que la tuya siga siendo un caos?

Tags: ,

Posts relacionados