En esta nueva serie de publicaciones repasamos algunos de los puntos más importantes para impulsar las ventas de tu empresa

No es un secreto que nuestra forma de comprar ha cambiado drásticamente en los últimos años. Si antes todo se reducía a una tienda física y un par de dependientes, ahora comparamos productos, proveedores, consultamos opiniones compartidas por compradores de todo el mundo, visitamos establecimientos para probar el producto y realizar el pedido desde la tienda online con mejores precios… y todo ello de la manera más anónima posible. Es tal la complejidad de los procesos de compra en el mundo del retail que podemos realizar la siguiente afirmación sin miedo a equivocarnos: ya no controlamos el camino que siguen los consumidores a la hora de comprar nuestros productos.

El 71% de los consumidores reaccionan negativamente ante las inconsistencias en el proceso de compra

Esta situación nos lleva a la siguiente reflexión, no debemos poner el foco en identificar y aislar el camino que sigue el consumidor hasta llegar a nosotros, sino en proporcionar una experiencia de compra consistente. Ver el proceso de compra como un todo, nos encontramos ante un consumidor en un entorno de compra 360º.

Uno de los últimos estudios de la consultora Forrester nos dice que el 71% de los consumidores reaccionan negativamente ante las inconsistencias en el proceso de compra, como por ejemplo no poder solicitar la recogida de un producto en puntos de venta físicos o algo aparentemente tan simple como consultar la disponibilidad de una camiseta en otra tienda cuando no tenemos la talla que buscamos. Dentro del estudio, incluso hubo consumidores que afirmaron que no volverían a comprar productos de la marca en el futuro. ¿Qué hacemos ante esta situación? La respuesta está en desarrollar (e implantar con éxito) una estrategia omnicanal en nuestro negocio de retail.

¿Qué es la omnicanalidad?

Omnicanalidad es sinónimo de derribar muros en el proceso de compra, ya no basta con tener diferentes canales de venta, todos tienen que estar coordinados y poder interactuar entre sí en cualquier fase del proceso. Esto es necesario por dos razones: en primer lugar, porque garantiza al consumidor una experiencia de compra consistente, ya sea desde una tienda física, online o desde una aplicación móvil. Y en segundo lugar, porque proporciona al retailer información de calidad para maximizar sus ventas. Ya sabemos por qué deberíamos establecer una estrategia omnicanal, pero ¿cómo hacerlo de manera exitosa? La respuesta está en la tecnología.

Es habitual encontrarse con retailers que han ido abriendo nuevos canales de venta apoyándose en software diferentes que no trabajan entre sí, o que de hacerlo necesitan de complejas y costosas integraciones. Es por ello, que desde ARBENTIA, os animamos a conocer más sobre LS Retail, uno de las soluciones líderes a nivel mundial para empresas de retail.

En siguientes post comentaremos algunos de los beneficios de contar con un sistema de gestión unificado para tu estrategia omnicanal. ¡No perdáis de vista nuestro blog y redes sociales!

Tags:

Posts relacionados